John Booth, jefe del equipo Manor, terminó feliz la carrera de Spa. ¿La razón? En realidad hubo varias, por ejemplo que los dos coches terminaron, pero hubo otra: que no terminaron muy lejos de los McLaren Honda. Eso sí, con un presupuesto mucho menor. 

Así lo ve el máximo mandatario del equipo de Roberto Merhi: “Es bueno iniciar la segunda mitad de la temporada con una nota muy positiva, con un fin de semana sin complicaciones y sólido, y terminando con los dos coches para demostrarlo. Ambos pilotos hicieron un trabajo encomiable todo el tiempo, y particularmente en carrera, sacando el máximo del buen ritmo. Lo cierto es que eso fue lo que, junto con la estrategia desde boxes, nos permitió mantenernos en contacto con los McLaren”.